Ana Haro, según nos comenta ha vuelto a renacer gracias a Oscar Soler, terapeuta y asesor de Energy.

(Caso publicado en la revista VITAE nº 47, Página 22)

En 2015, empezó a sentarle mal la comida, transcurridos unos meses y viendo que el malestar continuaba y que empezaba a tener fuertes dolores intestinales, decidió ir al médico, el cual le comenta que esto es debido a gases.

Al día siguiente después de un paseo, al llegar a casa notó un fuerte dolor intestinal, y al ir al baño, tuvo una hemorragia al intentar defecar pero sin expulsar heces, se asustó y volvió al médico de cabecera y valorando la situación, la derivaron inmediatamente al hospital a urgencias, una vez allí la examinaron y le dieron el alta porque le dijeron que no tenía nada, pero al día siguiente volvió a tener otra hemorragia y se fue de nuevo a urgencias, de nuevo le comentaron que no le veían nada y la mandaron otra vez para su casa y que si le volvía a pasar, se fuera de urgencias a Barcelona, que solo volviera si se mareaba o si tenía fatiga por una posible anemia y así hasta cuatro veces en dos días, pero a la cuarta vez que volvieron al hospital y queriéndola enviar de nuevo a casa, su hija les dijo que no y les exigió que le hicieran pruebas más específicas ya que no podía ser que no tuviera nada con estas hemorragias, al final la ingresaron durante una semana, le realizaron varias pruebas y en la colonoscopia observaron que tenía unos 22 cm del colon ascendente seco, pero no le dieron importancia y que no tenía nada, le dieron la medicación oportuna y que visitara a su médico de cabecera para un control.

Ana seguía con el malestar, se le pararon las hemorragias y los dolores intestinales persistían con hinchazón de barriga, por lo que fue de nuevo a su médico de cabecera que le recetó obviamente un medicamento fuerte, tomando dos pastillas diarias y una pastilla para los gases, Ana, comiera lo que comiera, seguía sentándole mal la comida.

Entonces Ana, fue a una dietista viendo que le seguía sentando mal la comida y empeoraba día a día, le comentó todo lo que le habían dicho en el hospital, la dietista le hizo una dieta según los síntomas comentados, según nos comentó Ana, la dieta incluía leche, lácteos y algún suplemento natural como carbón vegetal y algún que otro producto de herboristería y que en una semana tenía que mejorar, pero no mejoraba, los dolores intestinales se le pasaron un poco, pero “Ana se sentía peor”.

Ana ha vuelto a renacer gracias a Oscar Soler, su método OSMET y Energy

Durante dos años, estuvo entre médicos, dietistas y herboristerías, tomando medicamentos y suplementos comerciales, pero cada día iba empeorando hasta que llegó a no poder ni salir de casa, se levantaba de la cama y se iba directa al sofá, se tenía que tumbar porque se mareaba, indispuesta, cansada, sin ganas de nada, cada día tenía menos ganas de comer, con muchos eructos, pero todo le seguía sentando mal, bebía agua y hasta el agua le sentaba mal.

Palabras de Ana Haro, minuto 2:50

Un día de los que podía bajar y salir un poco, pasó por delante de mi centro, al ver que era terapeuta me pidió consulta, me explicó su caso, venia blanca y sin fuerzas. Le apliqué mi propio protocolo de tratamiento llamado “Método Osmet”, uno de mis protolocos, fué pasarle un dispositivo de diagnóstico que analiza los órganos y sistemas a nivel energético, y efectivamente vi todo su colon dañado, estomago, duodeno, hígado y vesícula, siguiendo mi protocolo de tratamiento, la testé con la Supetronic de Energy y nos salieron los puntos nerviosos y de control de intestino grueso, inflamación de órganos internos, puntos nerviosos de estómago, punto de nervio en sistema venoso de hipertensión y puntos nerviosos en corazón dando como resultado Dragsimun, Stimaral y Vitamarin.

https://www.espacionatursalud.es/copia/tienda/producto/stimaral-energy-universe-30ml/

Ana lo que tenía era una pequeña ulcera al principio del colon ascendente, junto a la válvula ileocecal, justo en el pliegue y difícil de ver, con una colonización bacteriana importante.

Con una alimentación adecuada sin lácteos y una dieta súper estricta, con la suplementación Terapéutica de Energy y regulación de pH con Biomagnetismo, Ana empezó a tomar el tratamiento, el resultado fue espectacular, en 2 semanas, Ana no necesitaba tumbarse en el sofá, empezó a encontrarse mucho mejor, la comida le empezaba a sentar mucho mejor, se le cambió el color de la piel, al cabo de 1 mes y 1 semana, Ana estaba perfectamente, casi ni eructaba se levantaba sin dolor ni malestar de nada.

Actualmente después de 1 año, Ana no ha vuelto a sentir más molestias, ni sentarle mal la comida, ni eructa y se encuentra perfectamente.

Espacionatursalut Blog Oscar Soler

Úlcera sangrante
Etiquetado en: