Oscar Soler (Espacionatursalud) con Pablo Tirado (H2life)

La OXIDACIÓN es la principal causa de la ACIDIFICACIÓN

El agua hidrogenada es antioxidante y previene la acidificación al evitar la oxidación, con la ventaja de tener un pH de 7 a 7.5, muy similar al de la sangre y una mineralización débil, lo que permite sumar a los beneficios del agua “alcalinizante” los beneficios del agua ligera.

NO ES LO MISMO agua hidrogenada que “agua alcalina”. Esta última tiene mineralización alta y pH superior a 8.5 y aunque podría ayudar a neutralizar los ácidos en nuestro cuerpo, no combate la principal causa de ellos, que es la oxidación, con el perjuicio de que los minerales presentes en el agua son inorgánicos y un exceso de éstos no es recomendable a largo plazo.

Entender la importancia que tiene el agua enriquecida con HIDRÓGENO hoy en día.

Necesitamos oxígeno para transformar el combustible en energía, pero este proceso produce como residuo unas formas muy reactivas de oxígeno conocidas como los radicales libres. Estos oxígenos, oxidan nuestras células y causan daño celular, por eso envejecemos porque nos oxidamos. Hoy en día, a parte del propio metabolismo, estamos expuestos a un exceso de oxidación, causado por multitud de factores, la contaminación, el estrés, la comida procesada, los campos electromagnéticos… y todo esto tiende a empeorar.


Cuando este exceso de oxidación se mantiene en el tiempo ocasiona el llamado “estrés oxidativo”, todo en nuestro cuerpo está hecho de células, la oxidación afecta a todos los sistemas y cuando alguno falla, aparece la enfermedad, por eso no todos sufrimos las mismas enfermedades, pero todas ellas relacionadas con el exceso de oxidación, sobre todo las degenerativas, que son las que más sufrimos hoy en día, debido al daño acumulativo producido. Hoy en día está totalmente reconocido que el estrés oxidativo es la principal causa de las patologías y el envejecimiento prematuro.

Por primera vez en la historia de la humanidad tenemos acceso al antioxidante más potente del mundo en el agua que bebemos todos los días, y eso es algo totalmente revolucionario. Todos bebemos agua, todos los días. Estas contrarrestando la oxidación de una forma potentísima y continua, sin ningún esfuerzo y sobre todo a nivel cerebral, la clave para llegar a anciano con salud.

Cuando entiendes el cambio que supone introducir el agua hidrogenada en tu vida, vas a querer la mejor tecnología.

¡Ahora el antioxidante más potente del mundo en el agua que bebes todos los días!

¿Por qué el HIDRÓGENO es el ANTIOXIDANTE más potente que existe?

El hidrógeno tiene muchas ventajas frente al resto de los antioxidantes:

  • Es el único que se combina los radicales libres más perjudiciales, los que causan el estrés oxidativo, y lo hace de una forma específica.
  • Al combinarse con los radicales libres se transforma en agua en todos los procesos, por eso es el único que nunca deja residuos, por lo que es totalmente inocuo.
  • Pero lo que hace al hidrógeno tan potente: ¡Su tamaño!


El hidrógeno es la molécula más pequeña que existe, lo que le permite una gran biodisponibildad y al ser neutro, puede penetrar fácilmente las membranas celulares y llegar donde no llegan otros antioxidantes, haciendo el efecto en el interior de la célula, por lo que incluso protege el ADN, y lo más importante, su pequeño tamaño le permite traspasar masivamente la barrera hematoencefálica, por lo que es el antioxidante cerebral más potente que existe.

Tamaño del HIDROGENO respecto a otros ANTIOXIDANTES

Al ser mucho más pequeño que otros antioxidantes, el hidrógeno es capaz de penetrar en el núcleo de las células, protegiendo el ADN del ataque de los radicales libres.
Asimismo el hidrógeno es uno de los pocos antioxidantes capaz de atravesar la barrera hematoencefálica y por ello es antioxidante en el cerebro.

Además el agua hidrogenada, al estar ionizada, se reagrupa formando agua hexagonal (6 moléculas), llegando mucho mejor a nuestras células que el agua normal (12 a 14 moléculas).

El agua hexagonal forma un potente enlace covalente con la molécula de hidrógeno, de forma que cuando nuestras células se hidratan, junto con el agua reciben el hidrógeno antioxidante.